Tiempo Ordinario
Domingo, 20 de septiembre 2020
estola de color verde

LA SANTA MISA

La Iglesia tiene su sacerdocio y lo vive en plenitud en el momento de la Santa Misa.

Páginas hermosas leemos en la Encíclica de Juan Pablo II Ecclesia de Eucharistía:

[...] El Hijo de Dios se ha hecho Hombre para reconducir todo lo creado, en un supremo acto de alabanza, a Aquel que lo hizo todo de la nada.

De este modo, Él, el Sumo y Eterno Sacerdote... devuelve al Creador y Padre toda la creación redimida. Lo hace a través del ministerio sacerdotal de la Iglesia y para gloria de la Santísima Trinidad.

Verdaderamente éste es el mysterium fidei que se realiza en la Eucaristía: El mundo nacido de las manos de Dios Creador retorna a Él, redimido por Cristo.

Qué maravillosos son los planes de Dios que me permiten vivir con esta visión tan esperanzadora, participando en la Santa Misa y uniéndome así al sacerdocio de Cristo y de su Iglesia para glorificar a Dios y renovar constantemente nuestra redención.

Reflexiones de fe viva encontramos en los escritos de la Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia. Vayan algunas muestras entresacadas del opúsculo nº 6 (Colección: Luz en la noche - El misterio de la fe dado en sabiduría amorosa:

¡Ay sacerdote de Cristo, cómo te veo...! ¡Pero qué pequeñito eres ante este gran misterio de la santa Misa...!

¡Ay sacerdote de Cristo...! ¡Po­brecito! ¡Qué pequeñín ante la terribilidad terrible de la Tri­nidad, a pesar de ser tan excelsa tu dignidad...!

¡Ay...! ¡Pobrecito sacerdote, hi­jo mío y padre de mi alma...! ¡Pero qué pequeñín ante la terribilidad terrible del serse del Ser, que se te da en Don y te pide tu respuesta...!

¡Pobrecito...! ¡Cómo te veo ante la con­tem­pla­ción del Intocable, que, en la esplendidez de su majestad eterna, desde las alturas, espera tu pala­bra para abajarse, en el milagro más sorprendente que la mente del hombre pudiera vis­lumbrar...!

Te veo tan pequeñito... ¡y clamando con voz potente por la fuerza que la unción sagrada dio a tu palabra, capaz de abrir el Sancta Sanctórum de la Trinidad, desco­rriendo el velo del Templo para pedirle que pronuncie su Palabra para ti, realizándose, por esta palabra tuya, como un nuevo misterio de la Encarnación...!

¿Qué eres tú, hombrecito...? ¡Ay sacerdote de Cristo...! ¡Ay...! ¡Ay hijo mío! ¡Pobrecito...!

Estoy llorando de anonadación, de respeto, de amor y pavor ante esta realidad terrible que mi alma contempla.

¡Ay, si yo fuera sacerdote...! ¡En este momento moriría...! Aún no sé si, por verlo, podré vivir.

¡Ay sacerdote de Cristo, pobrecito...! ¡Respon­de como puedas al Amor...!

¡Ay, sacerdote de Cristo!, ¡responde...!, ¡res­pon­de a la Trinidad que se te da en Don, como sepas, como puedas!

¡Qué pequeño eres ante la te­rri­bilidad terrible del Momento de la Consagración...!

Seamos conscientes los sacerdotes por nuestro ministerio sacerdotal y los fieles por su sacerdocio místico, del gran regalo que supone vivir la Santa Misa en postura sacerdotal de glorificación de Dios y de comunicación de vida a las almas.

RITUAL DE LA SANTA MISA

Liturgia

subir