Tiempo Ordinario
Martes, 26 de enero 2021
estola de color verde

Álbum del año 2020

«Corazón de Padre»

Carta apostólica: «Patris Corde»

CARTA APOSTÓLICA
PATRIS CORDE
DEL SANTO PADRE FRANCISCO

CON MOTIVO DEL 150.° ANIVERSARIO
DE LA DECLARACIÓN DE SAN JOSÉ
COMO PATRONO DE LA IGLESIA UNIVERSAL

Queridos feligreses de San Ginés y cuántos leis está página de nuestra parroquia.

Estamos en el tiempo litúrgico de Adviento, preparándonos para la venida del Señor, en la humanidad de un niño pequeñín, el niño Jesús, que con María y José encontraremos en el portal de Belén. Allí está nuestro bien, nuestra alegría y nuestra esperanza, aún en medio de las dificultades y los males que nos afligen.

El Santo Padre el Papa Francisco nos ha dirigido una carta apostólica muy entrañable. Se titula en latín «Patris Corde», en español: «Corazón de Padre». Ya el título nos está hablando del corazón de San José, imagen, la más maravillosa del Padre Dios. ¡Qué grande, San José¡ ¿Cómo podría el Padre, en San José que iba a cuidar a Jesús y a María, todo cuanto correspondía a la gracia y a la responsabilidad que le encomendaba...?

Os invitamos a todos a que la leáis en familia; es una buena preparación y celebración de la Navidad con la Sagrada Familia. Abrid de este modo, la puerta de vuestra casa, de nuestro corazón, para que entren, y compartáis con ella vuestras alegrías, también vuestras inquietudes y preocupaciones, y las penas que tengáis. No las viváis solos. Dios se hace hombre para acompañarnos en todo y siempre.

Aprovechamos la ocasión para deciros que la Parroquia es la casa de la Sagrada Familia y nuestra casa, la de todos, porque es la casa de Dios, Padre de todos.

¡Que él nos bendiga!

San José. Casto esposo de la Virgen María, padre adoptivo de Jesús y patrón de la Iglesia universal

Os transcribimos el siguiente fragmento de la carta del Papa, pero podéis descargarla en el enlace.

«Debemos preguntarnos siempre si estamos protegiendo con todas nuestras fuerzas a Jesús y María, que están misteriosamente confiados a nuestra responsabilidad, a nuestro cuidado, a nuestra custodia. El Hijo del Todopoderoso viene al mundo asumiendo una condición de gran debilidad. Necesita de José para ser defendido, protegido, cuidado, criado. Dios confía en este hombre, del mismo modo que lo hace María, que encuentra en José no sólo al que quiere salvar su vida, sino al que siempre velará por ella y por el Niño. En este sentido, san José no puede dejar de ser el Custodio de la Iglesia, porque la Iglesia es la extensión del Cuerpo de Cristo en la historia, y al mismo tiempo en la maternidad de la Iglesia se manifiesta la maternidad de María. José, a la vez que continúa protegiendo a la Iglesia, sigue amparando al Niño y a su madre, y nosotros también, amando a la Iglesia, continuamos amando al Niño y a su madre».

Carta apostólica: "PATRIS CORDE". PP. Francisco

Descarga aquí: PATRIS CORDE

Álbum del año 2020

subir