InformaciónFachada parroquia de San GinésRetablo de la parroquia de San GinésSan GinésInformaciónSagrario de la parroquia de San GinésVirgen del Amparo de la parroquia de San GinésInformaciónAdoración Permanente de la parroquia de San GinésSantísimo Cristo del Amor y de la Paz, de la parroquia de San Ginés
Tiempo de Pascua

miércoles, 26 de abril del 2017

LA SAGRADA ESCRITURA


San Jerónimo subrayaba la alegría y la importancia de familiarizarse con los textos bíblicos:
«¿No te parece que estás -ya aquí, en la tierra- en el reino de los cielos, cuando se vive entre estos textos, cuando se medita en ellos, cuando no se busca otra cosa?» (Epístola 53, 10).
En realidad, dialogar con Dios, con su Palabra, es en un cierto sentido presencia del Cielo, es decir, presencia de Dios. Acercarse a los textos bíblicos, sobre todo al Nuevo Testamento, es esencial para el creyente, pues «ignorar la Escritura es ignorar a Cristo». Es suya esta famosa frase, citada por el Concilio Vaticano II en la constitución «Dei Verbum» (n. 25).


 
 

Elegir día para ver su lectura. Los Domingos Y Festivos contienen un breve comentario.

Abril 2017
L M X J V S D
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
Lectura del mircoles 26 de abril del 2017
.
SAN ISIDORO, obispo y doctor de la Iglesia
MIÉRCOLES DE LA II SEMANA DE PASCUA
PRIMERA LECTURA
Los hombres que metisteis en la cárcel están en el templo enseñando al pueblo
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles 5, 17-26

En aquellos días, el sumo sacerdote y los de su partido -la secta de los saduceos-, llenos de envidia, mandaron prender a los apóstoles y meterlos en la cárcel común. Pero por la noche el ángel del Señor les abrió las puertas de la celda y los sacó fuera, diciéndoles:

-«Id al templo y explicadle allí al pueblo íntegramente este modo de vida.»

Entonces ellos entraron en el templo al amanecer y se pusieron a enseñar. Llegó entre tanto el sumo sacerdote con los de su partido, convocaron el Consejo y el pleno del senado israelita y mandaron por los presos a la cárcel. Fueron los guardias, pero no los encontraron en la celda, y volvieron a informar:

-«Hemos encontrado la cárcel cerrada, con las barras echadas, y a los centinelas guardando las puertas; pero, al abrir, no encontramos a nadie dentro.»

El comisario del templo y los sumos sacerdotes no atinaban a explicarse qué había pasado con los presos. Uno se presentó, avisando:

-«Los hombres que metisteis en la cárcel están ahí en el templo y siguen enseñando al pueblo.»

El comisario salió con los guardias y se los trajo, sin emplear la fuerza, por miedo a que el pueblo los apedrease.

Palabra de Dios.
Salmo responsorial.- Salmo 33, 2-3. 4-5. 6-7. 8-9
V/. Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha.
R/. Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha.

V/. Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca; mi alma se gloría en el Señor: que los humildes lo escuchen y se alegren. R/.

V/. Proclamad conmigo la grandeza del Señor, ensalcemos juntos su nombre. Yo consulté al Señor, y me respondió, me libró de todas mis ansias. R/.

V/. Contempladlo, y quedaréis radiantes, vuestro rostro no se avergonzará. Si el afligido invoca al Señor, Él lo escucha y lo salva de sus angustias. R/.

V/. El ángel del Señor acampa en torno a sus fieles y los protege. Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a Él. R/.


ALELUYA.- Jn 3, 16
ALELUYA, ALELUYA.
Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único; todos los que creen en él tienen vida eterna.
ALELUYA.
EVANGELIO
Dios mandó su Hijo para que el mundo se salve por Él
Lectura del santo Evangelio según San Juan 3, 16-21

En aquel tiempo dijo Jesús a Nicodemo:

-Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será condenado; el que no cree, ya está condenado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.

Esta es la causa de la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente, detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad, se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.

Palabra del Señor.

Subir
PARROQUIA DE SAN GINÉS
PLAZA SANTO DOMINGO, S/N
19003 GUADALAJARA
TELÉFONOS: 949 22 01 95 • 949 22 03 76
E-MAIL: INFO@PARROQUIASANGINES.ES